Cuento - Nuevos amigos

En el pueblo de Porcón, en Cajamarca,  hay una linda escuela donde niños y niñas de los caseríos cercanos van a estudiar.
El primer día de clases, los niños y las niñas del segundo grado llegaron al patio. Todo era bulla y alegría. La profesora María recibía a todos los niños. Ella estaba muy contenta de verlos otra vez.
Al fondo del salón, un niño estaba sentado solo. Tenía la cara como de susto y se echó sobre la mesa a dormir. Los niños y niñas que entraban al aula lo miraban y cuchicheaban entre ellos. “¿Quién será?”, se preguntaban.
Cada niño y niña se presentó diciendo su nombre. El niño nuevo se llamaba Ladislao, pero no quiso decir nada más sobre él.
A la hora del recreo, todos salieron a jugar. Ladislao se sentó solo  en un rincón del patio.
Entonces, la profesora reunió a los niños y niñas  y les dijo:
-¡No se olviden de Ladislao! ¿Cómo se sentirían ustedes si estuvieran lejos de su familia?
Cuando el recreo terminó y Ladislao abrió la puerta del salón… ¡oh, sorpresa!
Ladislao sintió que había encontrado amigos y recordó lo que su mamá le había dicho antes de dejar su pueblo:
-Te envío a la escuela para que estudies y un día puedas volver con nosotros y ayudar a tus hermanitos más pequeños.

Imagen: Los niños juegan         Fuente: Internet

Autor: Ceci Bujalance