Poema - El estornudo

Una vez el estornudo 
decidió quedarse mudo
y su conocido ¡achís!
no salió por la nariz.

Todo el cuerpo preocupado
preguntaba: -¿Qué ha pasado?
-¿Y si le hacemos cosquillas?
- propusieron las rodillas.

-Déjenlo, no le hagan caso
-decía ofendido un brazo.
Pero el pie le contestó:
-Esa no es la solución.
Algo tenemos que hacer.

- Yo así no lo puedo ver
- le dijo un ojo a la oreja 
que lo escuchaba perpleja.

Y entre tanta discusión
la mano dio su opinión:
- Pregúntele al estornudo
por qué se ha quedado mudo
y sabremos qué pasó.

Y el estornudo explicó:
- Es que ya estoy muy cansado
de estar siempre estornudando
y que digan que molesto
cada vez que yo aparezco.

Todo el cuerpo sorprendido
escuchaba conmovido
al estornudo apenado
llorando desconsolado.

-Pero todos te extrañamos 
-decían para animarlo-.
Aunque seas fastidioso 

te queremos con nosotros.

Y le dieron tanto aliento
que el estornudo contento
agradeció y feliz
se trepó por la nariz
y saludó con su achís!


Imagen: Hombre Estornudando   

Fuente: es.123rf.com




















Autor: Liliana Cinetto