Poesía - La nariz y los ojos

Púsose la nariz malhumorada
y dijo a los dos ojos:
"Ya me tienen ustedes jorobada
cargando los anteojos."

"Para mí no se han hecho. Que los sude
el que por ellos mira."
Y diciendo y haciendo se sacude
y a la calle los tira.

Su dueño sigue andando, y como es miope,
da un tropezón, y cae,
y la nariz aplástase . . . y del tope
a los ojos sustrae.

Sirviendo a los demás, frecuentemente
se sirve uno a sí mismo;
y siempre cuesta caro el imprudente
y selvático egoísmo.

Poeta: Rafael Pombo